Títeres:

Típicas "Marionetas" de cuerda      Una “Marioneta” o “Títere” es una figurilla o muñeco de trapo, madera, o cualquier otro material, usado para representar Obras de Teatro. La palabra “Marioneta” indica, sobre todo, el “Habla” de estos personajes; en Francia, “Une marionette” era un Clérigo que aportaba su Voz (haciéndola más aguda para que pareciese femenina) en las Representaciones Religiosas en donde aparecía la Virgen María. Las Marionetas hablan siempre con una “Voz Aguda”, chillona y falsa, excepto los personajes malvados que hablan con “Voz Grave” (pero igualmente falsa).

      El uso de los muñecos, o “Títeres”, era conocido entre los Griegos, a los cuales les llamaban “Neurospasta” (palabra que significa: objeto puesto en movimiento por cuerdecitas). Horacio, en sus Obras, hizo alusión a los “Títeres” o figuritas que utilizaban los Romanos para divertir y entretener al Público.

      Se denomina “Teatrillo” o “Teatrino” al espacio de representación dentro de (o sobre el cual) los “Títeres” realizan la escenificación de sus historias. El “Teatrino”, además de cumplir la función de representar el Ambiente Escénico de la historia, sirve para ocultar a los Titiriteros con el fin de fortalecer la “ilusión” de que los “Títeres” tienen “vida propia”. En la Época Medieval las representaciones de Teatro de “Títeres” solían referirse a Historias Guerreras y a las Epopeyas de Caballeros y Cruzados; en estas representaciones, el “Teatrillo” solía tener la forma (o estaba decorado) como un pequeño castillo.

      Los profesionales de las actuaciones con “Marionetas” se llamaron, desde un principio, “Titiriteros” (porque manejaban el “Títere”). Los Titiriteros actuaban generalmente al aire libre, en corrales, o en el interior de los mesones. Pero a mediados del Siglo XVI la palabra “Titiritero” amplió su Campo Semántico y se empezó también a utilizar para designar a los “Saltimbanquis”, “Acróbatas”, “Prestidigitadores”, y “Volantineros”. Surge, entonces, una serie de connotaciones negativas para la palabra “Titiritero” pues se relacionaba en muchos casos a estos profesionales con las personas que andaban por los caminos. También se les confundía con la figura del “Charlatán” (profesionales de la “Palabra”) que “embaucaban” a su Público; hasta tal punto se apoderaron de la palabra “Títere” que con ellos surgió la “Titereteria” (el Arte o la Ciencia de los Charlatanes).

      A finales del Siglo XVIII y durante el Siglo XIX, el Arte de “Actuar” con las “Marionetas” o Títeres” cobró una gran importancia, que seguiría aumentando en los siglos siguientes. Escritores y Músicos dedicaron parte de su tiempo a este “Mundo de Fantasía”. El Dramaturgo alemán Goethe escribió tres Obras para “Marionetas”. Los Músicos Franz Joseph Haydn y Gluck compusieron en Austria varias Obras para estos Teatrillos de “Marionetas”. Poco a poco fueron surgiendo locales minoritarios como los del Barrio Bohemio de Montmartre en  París (“Le Chat Noir” en el que se presentaban “Sombras Chinescas” y el “Petit-Théatre” en el que trabajaban con “Marionetas” de hilos).

      En el siglo XX las “Marionetas” van a ser los personajes que representan la “Libertad de Expresión” en la Crítica Política y de la Sociedad; las “Marionetas” se convirtieron en la caricatura de los grandes personajes (sobre todo políticos). Hay una gran proliferación de Compañías de “Títeres” que ofrecen al Público funciones de corte Satírico. Ya en el año 1910, Valle Inclán escribió unas Obras para “Marionetas” en las que ciertos personajes eran satirizados y presentados como “esperpentos”.

 

Otros tipos de "Títeres" son:

        El “Guiñol”. Pertenece al Mundo de los “Títeres”, pero tiene sus características propias. Su origen es francés, en la ciudad de Lyon (hacia el año 1795). Se dice que el creador del Guiñol fue un Dentista de Lyon llamado Laurent Mourguet el cual, para entretener a sus pacientes y hacerles olvidar el dolor, se inventó una serie de historias que representaba en su consulta con “Marionetas de guante” las cuales movía detrás de un mostrador. Sus personajes eran representaciones de Gente del Pueblo con sus aspiraciones y problemas; el personaje central se llamaba “Guiñol” (“Guignol”), el cual prestó su nombre (a perpetuidad) para este tipo de representaciones.

 Teatrillo clásico de "Guiñol"     Los “Títeres de Peana”. Son aquellos que están sujetos a través de una varilla colocada en su parte inferior a un soporte de madera, al cual se le denomina “peana”. El movimiento de sus extremidades se consigue acompañado de varillas; existen “Títeres de Peana Simple” (generalmente para manipular Personajes Humanos) y “Títeres de Doble Peana” (para manejar Personajes Animales). El “Títere de Peana” se desplaza sobre una pista situada por debajo del nivel del escenario y se mueve paralelo a la embocadura; el movimiento se limita a: izquierda/derecha y derecha/izquierda.

      Los “Títeres de Guante”, los cuales se mueven a través de la mano. Hay varios tipos, según el manejo: el “Clásico” (utiliza el dedo índice para la cabeza, y los dedos corazón y pulgar para los brazos del personaje), el “Catalán” (maneja los dedos índice, corazón, y anular para la cabeza y hombros, y los dedos meñique y pulgar para los brazos), y el “Japonés” (la cabeza lleva en su base una bola que se sujeta entre los dedos índice y corazón y las manos van enganchadas directamente en los dedos pulgar y meñique).

      LosTíteres de Dedo” (o “Dediles”), son “Títeres” que se colocan sobre cada dedo como un Dedal de Costura. Se utilizan para representar varios personajes al mismo tiempo. Al utilizarlos, se debe mover el dedo que sostiene el “Títere” que está actuando en ese momento, mientras que los demás se mantienen inmóviles hasta que les toque su turno. Se construyen en papel maché (para la cabeza), tela, espuma de goma u otros materiales que faciliten la movilidad de los dedos.

 

En Giuliana Cesarini Pro Art contamos, en el momento actual, con las Compañías de “Títeres”:

 

"Opera dei Pupi Siciliani"

“Opera dei Pupi Siciliani”. La gran Compañía de "Títeres sicilianos" de los Hermanos Napoli, siguiendo la tradición Catanesa, representan obras caballerescas del Ciclo Carolingio.

  "Filles en Tropiques"

“Filles en Tropiques”. Es una Compañía de Mimo y Teatro de Marionetas que ofrece fantásticos espectáculos musicales y visuales (algunos destinados a niños y otros a adultos).    

 

  Ir a Compañías

                                                                                                                 © GIULIANA CESARINI PRO ART  /  RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS